BALSAMO DEL TIGRE: LA POMADA MAGICA
Imprimir Página

Cerrar Ventana

Tal vez haya sido una de las fórmulas más rentables de los últimos siglos.
Los emperadores chinos lo utilizaban para calmar sus dolores y un herborista lo comercializó en el siglo XIX. Desde entonces es la pomada natural más vendida del mundo.
Basada en la medicina tradicional china, la solicitada fórmula contiene principios activos de plantas conocidas por su poder antiinflamatorio y analgésico, como la esencia del árbol del alcanfor, canela, menta, aceite de cayeput y aceite de clavo.
Se fabrica en Singapur, China, Malasia, Indonesia, la India, Tailandia y Taiwán y el principal país distribuidor de Europa es el Reino Unido.
En la década de 1870, el herborista chino Aw Chu Kin se instaló en Rangún (Malasia) para desarrollar y mejorar la crema que pasó a ser mundialmente conocida como el bálsamo del Tigre. El negocio se expandió rápidamente por el resto de Asia y actualmente la pomada se distribuye y vende en más de 100 países. No es de extrañar que el fabricante, Haw Par Co. Ltd., sea una de las principales empresas que cotizan en la bolsa de Singapur.
Durante más de 100 años la pomada ha servido para calmar, mediante uso externo, distintos tipos de dolores, como las cefaleas, los males musculares y la artritis reumatoide, así como para mejorar el flujo sanguíneo, aliviar la congestión nasal o los problemas respiratorios. Todos sus ingredientes son hoy conocidos por sus utilidades farmacéuticas.
Se aplica sobre la piel, masajeando en caso de inflamaciones, dolores musculares y de articulaciones, artritis reumatoide y cefaleas. Se puede utilizar en todas las edades. Leer el prospecto antes de utilizarlo y en caso de duda, consultar con el médico.
Los Ingredientes "secretos"
A la esencia del alcanfor se le reconocen efectos rubefacientes (que dilata los vasos sanguíneos de la piel y produce una sensación de calor), antiinflamatorios, analgésicos (de dolores musculares y de articulaciones) y estimulantes del sistema respiratorio y los aceites esenciales de la canela proporcionan, en uso externo, efectos similares de calor sobre la piel: son rubefacientes.
El mentol, untado en la piel, sirve para aliviar los dolores musculares y otras dolencias, mientras que el aceite de 'cayeput' es conocido por su efecto insecticida, analgésico, antirreumático, rubefaciente y expectorante.
Al aceite esencial del clavo se le atribuyen potentes propiedades antiinflamatorias, expectorantes y analgésicas.
El bálsamo viene en dos versiones: una blanca, con más menta, y otra roja, con aceite de canela.

Comentarios: info@principiounico.com.ar

<<< Página anterior

Próxima página >>>